Media Maratón Tierra y Olivo 2016

Otra de mis carreras fijas y van cuatro ediciones de la Media Maratón Tierra y Olivo en Dos Hermanas.

cartel-mm-tierra-y-olivo

Carrera organizada desde el cariño y el respeto (o algo) por el Club Atletismo Orippo y el ayuntamiento de Dos Hermanas. Así que bien.

El circuito no ha sufrido muchos cambios respecto al año pasado.

circuito

Así que el perfil tampoco ha cambiado demasiado.

altitud

Es un constante sube y baja lo suficiente “apañao” (guiño, guiño) como para que no te sea fácil coger un ritmo de crucero.

La cosa es: Salir controlando, no te sobres en los primeros kilómetros porque las fuerzas te van a hacer falta. En el 12 puedes forzar un poco sabiendo que tienes una bonita cuesta abajo que en el quince se acaba para seguir subiendo y sufriendo sin estridencias hasta meta.

Eso es todo.

Este año volvemos al “entorno natural” de la pista de atletismo, el año pasado estaba en obras y salimos desde el velódromo de al lado.

Como siempre voy tempranito, nada más llegar escucho que me reclaman. Es José Luis, Beer Runner y hamijo… con él está su mujer Chari. Un par de revienta kilómetros de aupa.

Un saludín y me voy al tigre que hay que completar con la rutina pre-carrera. José Luis me avisa, ¡ojo que ya muerde!. Y en efecto mordía.

Pillo el dorsal el 202, bonito número y vuelvo a encontrarme con ellos, ahí está el bueno de Víctor y pasamos el rato hasta que toca prepararme.

Me cambio en los vestuarios, las obras sufridas el año pasado en este estadio municipal han valido la pena, está todo impecable. Una vez ya de corto y trotando a modo de calentamiento por el tartán (qué gozada) me encuentro de nuevo con Víctor.

De ir solo a las carreras o acompañado la cosa varía, una vez lanzada la prueba todos vamos a nuestro rollo si aguantas el ritmo de tus compañeros a rueda y si no a tu puta bola, pero los momentos previos pasan volando.

En fin que calentamiento listo, soltado algo de líquido a ultima hora (la meadita “del miedo escénico, ya saben) nos ponemos en la zona de salida, aparece Manuel, pensaba que este domingo correría en otro sitio, pero rotundo me dice: “¿yo? aquí”

Foto compartida por el Ayuntamiento de Dos Hermanas (les juro que me veo)

Foto compartida por el Ayuntamiento de Dos Hermanas (les juro que me veo)

Pistoletazo y ¡¡venga a tomar por culo de aquí!! (bueno no lo dicen pero a mí como si me lo dijeran)

Damos una vuelta a la pista de atletismo, lo cual viene de puta madre, tradicionalmente la salida del “Manuel Utrilla”, que es el nombre del estadio municipal, es complicada, salimos en curva y la puerta se hace estrecha, quizá por la vuelta y media que nos hacen dar, la salida es mucho menos complicada.

La salida a partir del minuto 1, la aparición estelar (ya con cara de asfixiado) de aquí el nerdo en el 1:50

Mis compañeros tiran fuerte, son más rápidos que yo. Me pongo a mi ritmo… sé que Víctor en cuanto caliente se va a ir echando hostias.

Foto de Footing Pepito

Foto de Footing Pepito

Le aguanto el tirón varios kilómetros, el callejeo de salida de Dos Hermanas y casi todo el polígono del “pelotazo urbanístico” (zona donde iban a ir pisos cuando lo de hacer pisos era cosa de chicos listos) y que se ha quedado con los servicios listos pero sin pisos.. vamos que campo con calles. Está casi desierto de público, pero el firme es espectacular para correr.

dsc_0485r

En medio de esa nada, me doy cuenta que tengo a Antonio, saludando, le choco la mano y sigo.

Ya digo que acostumbrando a correr más solo que la una, encontrarme con gente ya no solo en la carrera si no fuera de ella para mí es un empujón extra.

Cuando la cabrona de la carrera tira para arriba, regulo, cuando va para abajo, respiro y recupero.

El año pasado las pasé putas putísimas por la temperatura y la tontería de pasar de pillar agua en algún avituallamiento, cosa de ser muy gilipollas.

Aunque en el aspecto térmico de la cosa, el día está fresquete, no hace viento pero corre una brisa fría y agradable, si estás corriendo,claro. El sol está en todo lo alto y no molesta. Vamos que hace un día perfecto para gastar zapatilla.

Pillo agua cada vez que me la ofrecen, acordándome de lo mal que lo pasé el año pasado. (puedo ser gilipollas, pero no regilipollas)

El circuito ya me lo conozco, sé que el “viaje de ida” es cuesta arriba, suave excepto en el último repecho que pica un poco, hay toca regular.

A lo lejos veo el edificio que está en la parte superior de esa cuesta, queda poco… esa curvita de derechas picando hacía arriba es dura de cojones, miro el crono voy a 5:10 no pasa nada, respiro, regulo y sigo sé que ahora tengo un trozo cuesta abajo, grupo de voluntarias animando con el “si que puedes” sé que no tardaré en volver a subir, en la parte más baja pillo el gel y me lo tomo sé que poco más adelante en el 10 me darán agua. Si tomo el gel y el agua a la vez me sienta mal.

En medio de una calle ancha a lo lejos veo un chavalín con la mano puesta, sus padres a unos pocos metros aplaudiendo.

Veo como muchos se acercan y le chocan la mano, cuando llego a su altura me doy cuenta que tiene el Síndrome de Down y una sonrisa que levanta el ánimo al verla.

Ha dado la casualidad que hemos ido unos cuantos en fila a chocarle la mano, todos le decimos algo. Y le dejamos atrás, dando saltitos y aplaudiendo mientras mira a sus padres que no han dejado de animarnos, él más feliz que nadie y nosotros también, nos ha llenado el depósito de ánimo para lo que viene.

Un par de bajadas suaves, un par de subidas y nos enfrentamos a la cuesta de la estación del “metro”, esta zona ha cambiado algo, creo. El año pasado había un giro donde la peña recortaba que era un contento pero no la veo.

Rotonda y subida a la estación, a regular, en estas cuestas si te sobras al final lo vas a pagar, más vale aflojar 20” el kilómetro que mantener el ritmo.

Llego arriba sin problemas, todo bien, respiro y veo el cartel del doce, el peluco “pita” 12Km y 55′ voy de putísima madre.

Un grupo de niñas pequeñas sentadas en el bordillo nos animan, un poco más adelante Antonio con sus dos niñas de nuevo saluda.

No estoy en el mejor momento de forma pero la sensación es buena, no tengo sensación de ir con “el gancho” eso sí no puedo seguir el ritmo de ningún grupo que me adelanta, así que estoy rodando a lo que doy, no hay más ni quiero “que lo haya”, kilómetro 15, pillo agua que me ofrece un chavalín pequeño el cual me avisa “ten cuidao que ahí antes uno se ha caído” XD

Dejamos el campo con calles, llegamos de nuevo a Dos Hermanas agüita, giro a la derecha, bajamos “el camino de tierra”. Me pregunto si alguna vez ese pequeño tramo lo asfaltarán o harán con él algo más allá de dejarlo “pelao”.

Sé que ahora vamos para el centro, me espero el puente que pasa por encima de la vía del tren, qué hijoputez de puente “hoyganme” coñaso, lo pasamos, y para el casco antiguo, los puntos kilométricos están mal puestos, no los veo o ambas (dos) cosas a la vez. La gente tomando su “servesita” y yo pensando en la que me voy a tomar en cuanto acabe esta puta guerra.

A lo lejos veo el techo del velódromo, pero sé que antes me harán alejarme un poco, kilómetros guarros para cumplir con la distancia prometida… el kilómetro 18 se me hace eterno, cuando llego al cartel del 19 miro y en el GPS marca 19.530 de puta madre. Ahora si que siento un poco el gancho.

Voy con lo que me queda que no es mucho voy a 4:3x esos últimos kilómetros, no hay más.

El cartel del 20 lo veo tengo la sensación que demasiado pronto respecto al del 19, reconozco la zona, no queda mucho.

Veo el muro del estadio municipal, está todo el pescado vendido, pienso en “la tapia” del retiro en Madrid, no me pregunten por el motivo, nunca he corrido ahí, pero sí que he escuchado/leído a los Drinking Runners hablar de ella.

No tengo ganas de acelerar, entro en la pista de atletismo, es como correr en una colchoneta (en comparación al duro asfalto)

dsc_0382p

y clic 1:37:36.

Pillo mi bolsa del corredor (aquí el contenido, es básicamente igual que la del año pasado solo que las bolsas son de mayor calidad)

2016-11-06-13-31-20

En esta ocasión en la camiseta no se han comido la palabra “Media” así que es usable y no irá a la caja de las de “fuera de servicio”.

Me encuentro con los colegas, me hecho unas cervezas (que son más de una) y unas risas (que son un montón)

Y en cuanto el camión de la cruzcampo cierra nos vamos. De cierrabares a cierracamiones de la cruzcampo lo mío es evolución y lo demás tonterías.

Todo hay que decirlo, han cerrado un pelín pronto porque el último tío no ha entrado.

mm-dos-hermanas

Foto compartida por el Ayuntamiento de Dos Hermanas.

Sí va en muletas y sí le falta una pierna y sí ha completado la media así.

Cojonazos los de este hombre, aquí su historia. – Clic –

Y esa es toda mi movida en esta carrera, todo esto por 8€.

Antes de cerrar no quería dejar de agradecer a los voluntarios su labor, impecables.

¿La próxima? en diciembre, Media Maratón Sevilla – Los Palacios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s