Media Maratón Sevilla – Los Palacios 2015

Una vez mas..

Cartel_Página_1

Vale en Los Palacios tienen una estatua dedicada a Filipides, pero coño podría cambiar el cartel cada 25 años (o algo)

Cartel B

Vaya no he dicho ná (creo)

Es la tercera vez que corro esta Media y la tercera vez que escribo sobre ella así que seré breve en cuanto a como es. (aunque preveo chapa importante)

Se trata de una travesía entre un barrio de las afueras de Sevilla y el termino municipal de “Los Palacios”

MM Sevilla - Los Palacios. 13-12-2015

El perfil es “rompepiernas”. Tiene una subida cabrona en el kilómetro 7 y en el 17 pasa por encima de la autopista hay quien menciona esta segunda subida como una cabronada, no sé yo no la veo tan cabrona, la primera sí que es digna de mención.

MM Sevilla - Los Palacios. 13-12-2015, Elevación

Recuerden mirar la escala, que el Sporttracks es un “escandaleras” de la hostia para estos menesteres y parece hemos coronado el Angliru (o algo)

El truco de esta carrera es no hacer el capullo los primeros kilómetros para que la dichosa cuesta del km 7 no te “porculice” bien “porculerizado”.

Una vez pasada, respiras, te enfrentas a la del 8 mientras bebes agua y si tienes huevos aceleras “toboganeando”.

Llego en la semana 2 de mi plan de 12 que me llevarán al Maratón de Sevilla, me siento bien de forma obviamente no estoy a puto tope de forma. Para eso está la preparación que finaliza en febrero 😉

Pero me siento bien, han bajado algo las temperaturas y con ello el “pesaculismo en camino”, según baja el mercurio se aligeran las patas, esto es así.

El día amanece lloviendo, lleva desde el sábado por la tarde cayendo el liquido elemento, no llueve fuerte pero llueve.

Por un lado me alegro, esta semana hemos sembrado el trigo y necesitábamos ese agua (cosas de ser un nerdo rústico) pero por otro lado me preocupa y no por la carrera en sí. Eso me da igual si no por la espera interminable bajo el agua.

El madrugón es de espanto, quiero pillar el tiquet para el autobús gratuito que pone la organización para pillar el bus que sale a las 8:30h así que sobre las 7h tengo que recogerlo. Así que entre pitos y flautas pongo el despertador a las 5:30h (hay que sacar a Bruc y Duna antes de darme el piro).

Una vez que tengo el tiquet del bus, la primera espera en el coche, no llueve en ese momento el cielo negro, es de noche. 😉 XD juego un poco con el móvil y escucho musica tranquilamente.

La las 8h, me uno a los grupos de corredores que van para la salida del bus. Están montando vallas y las gradas en meta.

La espera no se me ha hecho larga. Pero sé que en la salida son dos horas de plantón, en bus no va lleno del todo y dejamos los palacios cuando empieza a clarear.

 

2015-12-13 08.26.05

Cuando llegamos a Sevilla, está lloviendo, me meto debajo del techado de la terraza de un bar y a poco que me doy cuenta que la gente se sienta en las mesas sin pedir nada, hago lo propio. Queda casi dos horas para la salida y si puedo evitar estar de pie lo evito.

La gente del bar no protesta por la invasión de su terraza, el interior lo tiene a reventar.

Admiro a esa gente que es capaz de tomarse un colacao y una tostada justo antes de tomar una salida en una carrera popular, si yo hiciera eso mi tripa formaría una fiesta húngara de la hostia. Mi admiración también se la lleva un tipo que veo con una jarra de medio litro de cerveza y que claramente va a correr. Hay que hidratarse bien ¡sí señor!.

En fin que entre estos momentos y los de ir al servicio, paso el rato. Según se acerca el momento nos vamos poniendo más nerviosos, como siempre.

Me aplico la vaselina en los pies, haciendo equilibrios, el suelo está chorreando.

La carrera está en el “pre hervor” gente calentando, cambiándose, saludando, haciéndose fotos bueno lo típico, dejo mi bolsa en el “camión ropero” que se la llevará junto a 1200 de sus hermanas, a Los Palacios. Hay varios de estos camiones somos 3300 inscritos.

La zona de la salida es de todo menos bonita, siempre lo digo pero salir de un poligono industrial y tener que esperarte 2 horas allí, mas la espera de otra hora en Los Palacios, mas el madrugon, hace que uno se plantee si en serio vale la pena esta carrera. Es incomoda de la hostia.

Me meto en mí cajón y es cuando “el speaker” nos cuenta que en Los Palacios está lloviendo de forma intensa. Bien, y yo he dejado la gorra en la bolsa. Para los corredores que usamos gafas la gorra es muy útil, no lo parece pero quita mucha agua. Pero bueno, ajo y agua (espero que no mucha).

Nos cuentan que hay un señor que ha participado en las 37 ediciones de la carrera, el cual se lleva un nervioso aplauso. Nos recuerdan que mejor que cada uno se meta en el cajón correspondiente para no molestar pero como siempre, hay quien peca de optimista. Este año no hay liebres, para una vez que quería usarlas.

Tengo la carrera que quiero hacer memorizada, voy a por MMP.

Nos dan la salida y abandonamos el puñetero polígono.

Salida

Voy pasando gente y controlando el ritmo no quiero “desfondarme”, esta carrera y las ganas de ir a por marca me jodieron una vez.

Miro mi crono de vez en cuando 4:20 – 4:30 me siento bien, escucho a una chica pedir a los que van en grupo que se aparten. Todos nos encontramos grupos así y no todos vamos dando voces y menos en el kilómetro 3 de 21, pero bueno cada uno es como es. Va rápido pero no lo suficiente, te pillaré, pienso.

En el cinco abandonamos el segundo polígono industrial y empezamos lo que es la carretera que nos lleva directamente a Los Palacios, pillo mi agua que me la bebo casi toda. Poco más a delante empiezo a ver “la cuesta del siete” y me acuerdo de la que hay en el 6 del 10k del Pont de Vilomara, eso sí que es una cuestarraca de la hostia y sonrío.

Miro el crono 4:20 voy de puta madre, sé que la cuesta se cobrará el peaje, adapto la postura y la zancada y tiro para arriba con la mirada en la parte alta, bueno vale, también me fijo en un estupendo culo-liebre colorao que tengo delante.

Llego a “la cima” a 4:50, voy que te cagas, me siento bien, fuerte, obviamente acuso el castigo, pero en cuanto bebo agua en el kilómetro 7.5 recupero.

_DSC8877

Tengo el estomago un poco revuelto, nada preocupante, de piernas voy genial, quiero ver como voy en el 10 y subir un poco más de ritmo… 4:20 en las bajadas, 4:30 en las subidas. Voy adelantando grupos de corredores que van a 4:30. Llega el kilómetro 11, veo que voy en tiempo de MMP, me tomo el gel con algo de miedo por aquello de una masquetá estomacal, pero no. Al contrario, se me asienta el estómago (esto sí que es nuevo).

Y cuando pienso que de verdad quiero acelerar…. cambio de idea.

Me siento tan bien, tan bien. Me acuerdo de lo mal que lo pasé en Dos Hermanas, me he hidratado y alimentado a conciencia para evitar problemas por ese lado y la verdad es que siento que estoy genial simple y llanamente paso de sufrir por arañarle unos segundos al crono.

Me acuerdo mucho de esta entrada del Blog Maldito. Y me digo que de verdad lo que necesito es disfrutar corriendo, no piensen que aflojo el ritmo, bueno un poco sí.. me planto en 4:30 – 4:35 tendría que estar corriendo diez segundos el kilómetro por debajo, pero me importa una mierda. Hoy no tengo ganas de sufrir para disfrutar, hoy quiero pasarlo bien a secas. (y sí, de momento no llueve)

Llegamos a Los Palacios y de pronto me acuerdo porque hago esta carrera, corremos prácticamente solos. Desde la salida hasta la meta recuerdo 4 ó 5 grupos de personas animándonos, todos los agradezco la verdad es que viene bien un “venga campeones”, “ole esos valientes” compensa cuando ves a un compañero en la cuneta pidiendo ayuda (y recibiéndola) o a alguien dar un salto de dolor y echarse la mano al muslo, por suerte muy cerca de una ambulancia.

Llegar a Los Palacios es la hostia. Siempre me acuerdo de la sensación de heroe que tienes cuando entras en Granollers en su media maratón. Pues aquí es así pero desde el kilómetro 17.5.

Una pequeña de unos 7 años como mucho, sola, en la puerta de su casa nos anima, “¡campeones, campeones!” y se lleva nuestro aplauso y nuestro saludo.

La primera rotonda del pueblo está llena de gente, un corredor dice “Señores, a disfrutar del pueblo” y aceleras, simplemente aceleras, quieras o no aceleras.

Miro el crono 4:15, demasiado rápido, escuchas a alguien decir, “estos van rápido” y te enorgulleces un poco. Aún sabiendo que en realidad no es así. Me quedan 3 kilómetros una serie larga, pienso.

Voy “chocando manitas” un pequeño me anima “¡Vamos Máquina!” me dice, sonrío  y aprieto los dientes sé que queda poco. Una guapa, nos anima al lado del punto kilométrico del 20, ¡venga que os quedan solo 2!, cada vez hay mas gente y el pasillo es mas estrecho, a falta de uno es realmente estrecho, hay muchísima gente. ¡Este pueblo vive su Media Maratón! y bien que hacen.

SONY DSC

Acelero, no quiero ni saber a cuando voy, cuando entro en la zona de las gradas no puedo más que aplaudir al publico ¡¡Que pasada!! me encuentro la meta. Clic.

palacios 703

Se acabó, veo que me he dejado algún minuto en el camino, pero me importa un huevo, qué bien que me lo he pasado y que buenas sensaciones.

Esos cuatro kilómetros finales, compensan todo el coñazo de madrugón y espera, la salida en el polígono industrial y su madre montada a caballo.

Mas bolsa del corredor con camiseta rosita (no tenia ninguna de ese color) es de las buenas, de hecho vi en carrera alguna del mismo modelo (diferente color) sin publicidad

2015-12-11 12.33.30

¡Eh y dos camiones de cerveza! (sí pillé una birra en cada uno de ellos XD) y todo por 13€

La próxima en Sevilla capital, a 3 semanas del maratón, el plan es correrla con el freno de mano puesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s