Vuelta Pedestre a Morón 2015

Una vez más inicio mi temporada de carreras con la vuelta pedestre a Morón de la Frontera.

cartel-pedestre--2015

Cada vez le tengo más cariño a esta carrera, no es la típica carrera para hacer MMP, primero porque se sale del “standard” en cuanto a distancia 8600 metros y segundo porque no es ni de lejos plana.

Como en años anteriores se trata de dos vueltas a un circuito que transcurre por las calles de Morón de la Frontera.

Circuito

El perfil es de todo menos amable.

Elevacion

La distancia puede jugártela, si no la has corrido nunca o si es tu primera carrera. En el sentido que poco más de ocho kilómetros puede parecer una tontería pero a esas cuestas hay que echarle cojones (u ovarios según se tercie, claro).

Me planto en la línea de salida, esta es una carrera nocturna así que ya se pueden imaginar el día de flojeras que me he tirado con tal de llegar en buenas condiciones a la salida estoy en la segunda semana de la “temporada” obviamente lejos del punto de forma y con la espalda un poco jodida, llevo un par de semanas con el lumbago cantando por soleares y yo cagándome es su pastelera madre, pero es lo que hay. Hay diferentes formas de que el “tío del mazo” o el muro se nos aparezca y no siempre es más o menos en el  del kilómetro 30 de un maratón, el colega @corroyexisto lo explicó en su día de forma cojonuda donde nos lo podemos encontrar – clic – (perdón que ponga el tag y no el permalink pero es que me el acceso directo, no sé porque, da error)

Pues bien, para mí el muro se representa en la forma del “tío del mazo” y para mí el tío del mazo es Flanders con Mjolnir (ya saben el martillo de Thor) y se presenta cada vez con un suéter diferente… así que ahora mismo lo visualizo tal que así.

Ned_Flanders_Mjolnir_Lumbalgia_P

Fisiocream mediante y con algún calmante he ido tirando, no me gusta llevar calmantes en el cuerpo cuando salgo a correr y menos en carrera, así que hoy no he tomado ninguno y la cabrona estira, Flanders saluda con la manita, pero pienso ignorarlo. (si puedo)

Es una carrera de casi 350 personas, me encanta, reconoces a la gente, casi casi da ganas de saludar a los que año tras año calientan contigo y se colocan en la salida. Este año me pongo bastante delante, dejo sitio para que los más rápidos puedan tirar sin que les estorbe, pero dejo atrás a los que supongo más lentos siempre acabo esquivando a diestro y siniestro con el esfuerzo añadido que supone así que voy a tomar esta estrategia a poco que pueda. Vamos que voy a ponerme donde crea que voy a salir sin problemas pero sin molestar. Siempre que no exista cajones, claro.

Miro a mi alrededor y creo estar en buen sitio, estos “tienen pinta de cuatros”… como siempre en la salida suenan los pitidos de los pelucos chupiguays a mi derecha un caballero, algo mayor, bajito, cinta en la cabeza y casio tal como este:

Casio

Del tirón ya se lleva mi admiración, entre tanto artilugio chupiguay un puto reloj con crono y encima de Casio, hace que me rinda ante la “jrandeza” del buen hombre.

Pone a cero su crono y le dice a un compañero de club.. “Ohú, quillo, esto no me pilla el gps” XD empezamos bien.

Desde el megáfono nos dan las ultimas instrucciones, ni puta idea de lo que dicen, supongo que nos cuentan que damos una vuelta a la pista y luego a tomar por culo por el pueblo.

Me asalta el disparo de salida, un par de pasos “atrabancaos” y ¡a correr! la cabeza de carrera se estira, yo voy bien, no me adelantan así que pienso que me he puesto en buen sitio, salimos del polideportivo y nos recibe el púbico que hay en la avenida. Pasamos por la estatua del gallo de morón.

Gallo-de-Morón-de-la-Frontera-Andalucía

La avenida se estrecha debido al púbico, como en años anteriores hay mucho, aquí empieza a subir, es poco pero empiezas a subir, hace algo de aire, 20km/h nos pilla de lado y no molesta demasiado.. sobre todo porque el público nos arropa, nos metemos en el casco antiguo, la calle se estrecha, y hay mucha gente. Morón está en feria y este es el plato fuerte deportivo, la temperatura es buena 20º, en cuanto nos metemos en el centro el aire “desaparece” empiezan las cuestas más importantes, un compañero de fatigas protesta, “tengo la boca seca, mecangotó” yo también, no llevo ni dos kilómetros y a pesar de haber bebido antes de salir y tengo la boca muy seca, pasan los kilómetros y como ya me sé el circuito sé donde vienen las cuestas arriba y donde los “respiros” para abajo, en la primera ocasión que vamos por “la recta de atrás” una cuesta abajo importante, me doy cuenta que voy lento, simplemente he perdido la concentración en el ritmo voy a 4:50 y ahí “no puedo” ir a ese ritmo, así que acelero.

He visto a un par de mis rivales de todas las carreras, adelantarme, les devuelvo el favor, a lo borbónico (con orgullo y satisfacción) aunque al calvo de la cinta (ver carrera en utrera de este mismo año) le he dejado ir demasiado y posiblemente no le pille.

Pasamos por una residencia de ancianos están en la puerta animando, como siempre una de las chicas de la puerta dice refiriéndose a mí “uy, ese es de mi pueblo” (cosas de ser cuatro corriendo en Los Molares, supongo 🙂 ) pasamos por la feria, y como en años anteriores el publico nos deja el sitio justo para pasar, tengo mucho calor pillo un agua y casi me la echo entera encima, un crío en un sorprendente alarde me adelanta a mí y a unos cuantos a lo “despega dorsales” supongo que se habrá dejado llevar el pasar en medio de tanta gente.. obviamente a los pocos metros tiene que ponerse a andar se lleva algún, “respira, regula, tranquilo, no te pares” de los que una vez mas con orgullo y satisfacción le devolvemos la lijada eso sí de forma más calmada.

Me adelanta un chico al que van saludando a lo grande, Alberto se llama, como siempre me da cierto puntín de envidia sana eso de que te vayan saludando según vas pasando por las calles de tu pueblo, tiene que molar mucho.

Estamos corriendo de nuevo cuesta arriba, estamos en el tramo más difícil y Alberto no para de mirar atrás supongo que escucha una cafetera resoplar, de 1.85 y con gafas (aquí, el nerdo) es llegar a lo más alto y esta vez no pienso dejarme segundos en la cuesta abajo, así que acelero y me despeño hacia la meta, miro el crono y veo que voy en treses bajos, aflojo un poco no sea que jodamos la carrera con una “vaciada” del copón a falta de un par de kilómetros, paso de nuevo por la residencia de ancianos y ahí me encuentro de nuevo a mi vecina (supongo) que me saluda con un “Ahí ese molareño guapo” (la noche le confunde sin duda) se lo agradezco con una sonrisa y la manita, volvemos a la feria, chocando manitas y recta del último kilómetro final hacia el polideportivo, me marco un “de perdidos al río” y entro en meta con todo luego veo que el último kilometro lo he corrido en 4:03 (para mí un ritmo cojonudo), he mejorado mi mejor tiempo del año pasado, como no me fío mucho de las distancias ya que cada año hay cambios me fijo en el ritmo, me la he currado a una media de 4:30 está bien, soy el 16 de mi categoría, y el 134 (de 312) de la general XD luego veo que el 10º de mi categoría ha acabado “solo” un minuto por delante mío… lo mismo… el año que viene… XD

Recibo mi camiseta, mi refresco voy a por una cerveza con limón para Salu y otra normal para mí al camión de la cruzcampo. Hace tiempo que aprendí que se pueden pillar dos birras y que nadie se queda sin. Ella no corre pero me aguanta así que se merece una cervecilla “de gañote” 😉

Me encanta esta carrera, el ambiente, el correr solo trescientos y pico, por  asfalto de puta madre, asfalto de puta pena y adoquín jode tobillos de los de toda la vida y pista de atletismo de hormigón. De noche y cerca de mi casa.

Si en algo es generosa esta carrera es en el tema del avituallamiento te ponen uno en el kilómetro tres y otro en el kilómetro cuatro y poco.. pasas dos veces por delante de ellos así que tienes que en una carrera de ocho kilómetros tienes agua cuatro veces, más el de meta, agua, refresco y visita típico camión de la cruzcampo (de toda la vida, again) la bolsa del corredor.. bueno una camiseta de marca blanca de buena calidad (a mí estas me gustan porque son suaves y fresquitas) y una bolsita con un par de bollos y un brick de zumo, por seis pavos poco más se puede pedir, la verdad.

El año que viene otra vez, quizá la prepararemos más en serio, quizá no… ya veremos 🙂

Próxima parada Media Maratón Marchena / Paradas (Ohú km17, ohú)

Pd. Como siempre me reservo el derecho de editar para añadir fotos mías sufriendo mil, en el caso de encontrarlas 😛

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s